Cómo cuidar un cactus para que no pare de crecer

cactus-cuidados

Cuando te haces con una planta es para que te acompañe durante muchos años, ¿no es así? Y para que crezca sin parar en todo ese tiempo tienes que cuidarla y mimarla al máximo, aunque sea una planta aparentemente resistente. Por eso hoy te explicamos los cuidados de un cactus paso a paso, desde la maceta a los fertilizantes. ¡Así tendrá siempre un aspecto sano y fuerte!

Tipo de maceta

Aunque en un principio la planta sea pequeña, hazte con una maceta que cuente con un mínimo de 10 cm de diámetro y 12 de altura. Así permitirás que el cactus vaya creciendo poco a poco. Pero, sobre todo, ten en cuenta que tu maceta debe tener agujeritos en el fondo para poder drenar en caso de exceso de agua. 

Calidad del sustrato

Seguimos con la misma cantinela: drenaje, drenaje, drenaje. El sustrato debe tener una mezcla que evite que el agua se acumule de forma indebida, ya que, en ese caso, las raíces de nuestro cactus pueden empezar a pudrirse. De hecho, existen algunos sustratos especiales que puedes utilizar para ello. 

Las claves para saber cómo se cuida un cactus son la exposición solar durante un par de horas al día, un riego moderado y, sobre todo, un buen drenaje. 

Cantidad de luz

¿Dirías que entre los cuidados de los cactus en macetas está la exposición solar directa? ¡Claro que sí! Aunque pueden aguantar bien en entornos con buena iluminación pero sin radiación solar directa, lo mejor es que le dé el sol por lo menos un par de horas al día. Así conseguirás tu objetivo: que tu planta no pare de crecer. Pero si ves que comienza a ponerse amarillento, mejor ponlo en un lugar más sombreado.

Forma de riego

Menos es más. Por lo menos a la hora de regar un cactus. Con hacerlo una vez por semana en primavera/verano y una vez cada 15 días en otoño/invierno tienes más que suficiente.

Para ello, intenta no mojar directamente la planta (solo el sustrato) y que nunca llegue a encharcarse. Y si ya quieres demostrar que eres un profesional regando cactus, hazlo con agua de lluvia o con agua de grifo que dejes reposar al menos 1 noche. 

Tipo de fertilizante

Ahora que ya sabes un poco más cómo se cuidan los cactus, no puedes olvidarte de usar un fertilizante especial para cactus. De esta manera, te asegurarás de que tenga las proporciones de potasio, nitrógeno y fósforo necesarias para tener una planta bien nutrida. Si lo que quieres es que no pare de crecer, aplica el fertilizante una vez cada 2 meses desde finales de marzo. 

Trasplantes

Aunque ya hicimos un post sobre cómo trasplantar un cactus, te recordamos las claves para que cuides de tu planta de la forma correcta. Lo primero a tener en cuenta es que solo debes trasplantar en caso necesario, si las raíces o el cactus ya no tienen más hueco o si hay que cambiar el sustrato.

Ten mucho cuidado con las raíces, utiliza guantes y evita la exposición directa al sol durante un par de días mientras se recupera. Por último, mejor trasplantarlo en primavera o verano, que es su momento de crecimiento y se adaptará mejor. 

¡Y ya está! Como ves, no es tan difícil aprender cómo cuidar un cactus. Solo hay que darle un poco de cariño, mimos… et voilà! Verás cómo tu planta te lo agradece creciendo cada vez más. Comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos también consigan tener sus plantas bonitas y fuertes. 

Abrir Whatsapp
1
¿Con dudas sobre tu planta ideal?
¡Pregúntanos!