Cuidados básicos de la Sansevieria Trifasciata

sansevieria-cuidados

Cuando la genética te ha creado para vivir en un lugar cálido, lo único que puedes hacer es seguir su dictamen. Pues eso es exactamente lo que le ocurre a la planta de la que hoy vamos a hablar. Sigue leyendo y descubre cuáles son los cuidados para la Sansevieria trifasciata.

Aunque existen más de 60 especies de esta planta, la Sansevieria trifasciata es, sin duda, la más conocida. Sus hojas son de un verde oscuro con bandas transversales de color más claro y bordes de un tono amarillento. Estas hojas crecen directamente desde la raíz y llegan a medir de 30 a 120 cm de alto y de 2 a 10 cm de ancho. 

Al ser una planta más resistente al calor que al frío y que requiere muy pocas atenciones es comúnmente utilizada para interiores. Sigue leyendo y descubre todos los cuidados que necesita la también conocida como lengua de suegra o cola de lucio.

Los cuidados de la planta Sansevieria se resumen en mantenerla a buena temperatura, poco riego, un poco de luz y un poquito de fertilizante cada mes.

Riego

Escaso y limitado a cuando el sustrato esté completamente seco.

En caso contrario, esperar antes de volver a regarla.

La humedad excesiva hace que sus hojas se vuelvan demasiado amarillas y tenga un mayor riesgo de ser atacada por los hongos.

Luz

Otro de los cuidados de la planta lengua de suegra tiene que ver con la luz. Aunque no es de las plantas que más cantidad necesitan recibir, si la ubicas en una zona en la que le dé el sol directo durante un par de horas al día, crecerá más fuerte y sana. Pero si la colocas en un lugar en el que, a pesar de que no incidan los rayos del sol directamente, haya mucha luz, también crecerá sin ningún problema.

Temperatura

No soporta muy bien el frío, pero sí el calor.

Entre los 16ºC y los 30ºC se sentirá completamente a sus anchas, pero por debajo de los 10ºC su salud puede comenzar a resentirse.

Por eso la Sansevieria es tan utilizada como planta de interior, pues en invierno puede dañarse.

Nutrientes

El drenaje y la cantidad de tierra son fundamentales. De hecho, hay que estar pendientes de añadir más tierra o cambiarla a una maceta más grande en caso de que le estén naciendo cada vez más hojas (una vez al año es suficiente).

En cuanto al fertilizante, con que le apliques una vez al mes durante la primavera y el verano uno universal para plantas verdes, esta planta crecerá sana y fuerte. En caso de que veas que algunas hojas comienzan a caerse, no intentes enderezarlas, mejor retirarlas para que las demás puedan seguir creciendo. 

Y ahora que conoces los (pocos) cuidados de la Sansevieria, ¿te animas a tener una en casa? Será una verde compañera que estará a tu lado durante muchos años, ¡ya lo verás!

Abrir Whatsapp
1
¿Con dudas sobre tu planta ideal?
¡Pregúntanos!