Deshazte de estas 28 plantas tóxicas para gatos domésticos (y descubre alternativas seguras)

El 75 % de las personas cuyo gato se ha envenenado con un lirio desconocía que esta flor era tóxica.

Y esta no es la única planta que expone la vida de tu mascota.

De hecho, las plantas más comunes en los hogares son tóxicas para los gatos.

Y sus dueños no son conscientes.

Si vives con un gato en casa y sufre diarreas o vómitos, revisa qué tipo de plantas tienes en casa porque quizás sean las causantes del malestar de tu mascota.

Y, en el peor de los casos, pueden, incluso, ser mortales para ellos.

En este post, te aclaramos cuáles son las plantas tóxicas para los gatos y si no deseas prescindir de ellas, te damos alternativas seguras.

Hola, somos Homy Jungle y queremos resolver todas tus dudas. Así que suscríbete a nuestro boletín para recibir más recomendaciones e informaciones sobre salud, decoración y los cuidados de las plantas en el hogar.

Vamos ya a conocer los tipos de plantas tóxicas para gatos y qué alternativas existen:

Conoce las plantas más tóxicas para gatos y sus efectos

Ya sabrás que los gatos son seres muy curiosos por naturaleza y su instinto innato es el de acercarse a las plantas, olerlas, restregarse e incluso masticarlas.

Les viene de herencia.

Mientras que los gatos salvajes tienen una alerta de peligro más desarrollada y evitan estas plantas, los animales caseros no cuentan con este instinto y se exponen al riesgo con mayor facilidad. 

El consumo o simplemente el contacto con estas plantas podría producirles efectos que varían desde la falta de apetito, sed excesiva, vómitos o diarreas hasta problemas respiratorios, alteraciones renales, neurológicas.

Y no son pocas las plantas tóxicas e incluso mortales para gatos.

De hecho, las más comunes son dañinas o venenosas para tu felino.

A continuación te las detallamos:

  • Amarillys: sus bulbos causan trastorno digestivo y cardíaco.
  • Anturios: sus flores, tallos y hojas ocasionan trastorno digestivo tras consumirla tu gato.
  • Azaleas y rododendros: toda la planta, pero especialmente las hojas son dañinas. Producen trastornos digestivos, neurológicos y cardíacos.
  • Ricino o higuera infernal: Sus semillas ocasionan trastornos digestivos, neurológicos y cardíacos.
  • Crisantemos: cualquier parte de esta planta produce en tu gato trastorno digestivo y trastorno de ojos y piel.
  • Ciclamen: toda la planta y especialmente la raíz ocasiona problemas digestivos.
  • Narcisos: toda la planta, pero en especial, su bulbo provoca trastornos digestivos, en ojos y piel.
  • Diefembaquia: Toda la planta, y especialmente el látex, hojas y tallo, producen trastorno digestivo y trastorno en ojos y piel. Provocan dolor oral, inflamación severa, dificultad para tragar, hipersalivación y falta de apetito.
  • Hiedra: toda la planta y los frutos ocasionan trastornos digestivos, cardíacos, de ojos y piel.
  • Jacinto: Su bulbo ocasiona trastornos digestivos y trastornos neurológicos.
  • Kalanchoe: esta planta y especialmente sus flores son tóxicas para los felinos produciéndole trastornos digestivos, neurológicos y cardíacos.
  • Liliáceas: es una de las plantas más tóxicas para gatos. La exposición a cualquier parte de estas plantas es suficiente para producir una toxicidad mortal. Tras la ingesta se producen trastornos digestivos, vómitos, falta de apetito, depresión, poliuria, polidipsia y fallo renal.
  • Adelfa: Los síntomas que produce esta planta son frecuencia cardíaca baja, arritmias ventriculares y muerte súbita.
  • Poto: da lugar a trastornos digestivos, de ojos y piel.
  • Filodendro: esta planta puede ocasionar trastornos digestivos en tu mascota.
  • Cica o palma de sagú: produce trastornos digestivos.
  • Tulipán: su bulbo ocasiona trastornos digestivos.
  • Tejo: toda la planta, a excepción del aro que envuelve las semillas origina trastornos digestivos, neurológicos y cardíacos.
  • Flor de pascua: cuidado con esta planta y especialmente el látex, que puede originar trastornos digestivos, de ojos y piel.
  • Muérdago: Los frutos de esta planta originan trastornos digestivos, neurológicos y cardíacos, disnea y colapso.
  • Acebo: sus hojas, frutos y semillas pueden causar un trastorno digestivo en tu mascota.
  • Hortensias: sus hojas y flores producen en los gatos trastornos digestivos.
  • Ficus: su ingesta da lugar a náuseas y diarrea.
  • Begonia: aclarar que no ocurre con todas las especies, pero hay algunas que producen trastornos digestivos y trastornos de ojos y piel.
  • Clivia: cualquier parte de esta planta ocasiona en tu mascota trastornos digestivos.
  • Monstera deliciosa: Toda la planta, a excepción de los frutos, producen trastorno digestivo y trastorno de ojos y piel.
  • Sansevieria: produce náuseas, vómitos, salivación excesiva y diarreas.
  • Aloe vera: es una de las plantas más tóxicas para gatos.

Evita estas plantas en casa y si sospechas que tu gato ha ingerido cualquiera de ellas, no esperes a que presente síntomas. Mejor contacta con tu veterinario de inmediato.

Y si te gustan las plantas y no quieres prescindir de ellas como nos sucede a nosotros, a continuación, te recomendamos algunas alternativas buenas y seguras para tu hogar con mascotas.

¿Quieres disfrutar del verdor en casa? Conoce plantas buenas para gatos

No todas las plantas son tóxicas para tu gato. También puedes disfrutar en tu hogar aquellas que no producen efectos tóxicos en tu mascota.

Y serán una garantía de tranquilidad para ti.

A continuación te detallamos algunas:

  • Helecho:

El helecho es una planta colgante no tóxica para gatos, que requiere de luz tamizada o indirecta. Se riega de 2 a 4 días dependiendo de la época del año. Tiene una altura aproximada de 60 cm. Y puede llegar a crecer unos 89 cm. Es una planta purificadora de aire por excelencia.

Comprar helecho aquí >>

  • Areca:

Esta planta es como un torbellino y transformará tu casa en una jungla. En ubicación interior, requiere de lugares luminosos sin luz directa. El riego se realiza de 3 a 6 días, dependiendo de la época del año. Tiene una altura aproximada de 95 centímetros y puede llegar a crecer 2 metros.

Al poner esta planta en casa reduces el formaldehído, el xileno, y otros compuestos perjudiciales para la salud. Y lo más importante no es perjudicial para tu gato.

Comprar areca aquí >>

  • Cintas o malamadre

La cinta es una planta muy decorativa, bonita como planta colgante o sin colgar. Puedes ubicarla tanto en interior como en exterior. Dependiendo de la época del año, el riego puede llevarse a cabo de 2 a 7 días. Tiene una altura aproximada de 40 centímetros y puede llegar a crecer mucho más si la cuidas bien.

Es una de las plantas de ornamentación más comunes en nuestras casas por su facilidad de cuidado y rápido crecimiento. También es buena para tu gato.

Comprar cinta aquí>>

  • Chamaedorea elegans

La Camaedorea es una planta muy elegante y de origen tropical. Colócala en un lugar con mucha luminosidad, pero sin sol directo. Es una planta purificadora de aire por excelencia.

Comprar Chamaedorea aquí>>

  • Kentia (Howea forsteriana)

La Kentia es una planta muy decorativa. Puedes ubicarla en el interior de tu casa mejora, ya que no soporta las heladas. Dependiendo de la época del año, el riego puede llevarse a cabo de 4 a 7 días y es muy importante que pulverices sus hojas con agua. Tiene una altura aproximada de unos 120 centímetros y puede llegar a crecer mucho más si la cuidas bien.

Comprar Kentia aquí>>

 

Selecciona bien tus plantas y evita riesgos

Esperamos haber aclarado tus dudas sobre cuáles son las plantas de interior tóxicas para los gatos y sus efectos.

Y haberte ofrecido alternativas buenas para disfrutar tanto de las plantas como de tu mascota en casa.

Infórmate muy bien antes de adquirir una planta, porque, como ya has descubierto, una gran cantidad de ellas producen efectos peligrosos para tu mascota.

Y recuerda suscribirte a nuestra newsletter. Cada dos semanas publicamos un nuevo artículo sobre el cuidado de las plantas, decoración y salud en el hogar.

Somos el equipo de Homy Jungle. ¡Adiós por el momento!

 

Abrir Whatsapp
1
¿Con dudas sobre tu planta ideal?
¡Pregúntanos!